No importa la edad que se tenga, el pago de impuestos es una obligación temida por todos, pero ¿sabes qué pasa si ignoras los avisos de declaración y pago de impuestos?

Si corriges los errores o cumples las obligaciones de manera voluntaria o espontánea no se te impondrán sanciones o multas; sin embargo, si lo haces por requerimiento de la autoridad se te impondrán la sanción que corresponda, que regularmente suele ser una multa (a menos que la ley disponga otra sanción).

Si omitiste hacer los pagos mensuales de los impuestos en el plazo establecido por las disposiciones fiscales también deberás pagar recargos y actualizaciones, aun cuando cumplas de manera espontánea o voluntaria.

En todos los casos se te debe notificar por escrito cualquier requerimiento o sanción que se te aplique.

Las multas impuestas por el Sistema de Administración Tributaria varían dependiendo del caso y pueden ser desde 1,240 pesos y ascender hasta los 15,430 pesos. ¡Ojo! Estos montos únicamente aplican cuando el contribuyente presenta su declaración de manera extemporánea y sin notificación.

A veces, en caso de recibir un requerimiento por parte de las autoridades tributarias, el monto puede ascender hasta los 30,850 pesos.

¡Tranquilo! No todo está perdido, la multa es determinada por tu historial, el tiempo de retraso y la cantidad que estabas facturando. Si tus ingresos no eran grandes tampoco lo será la multa (siempre y cuando no hayas dejado pasar demasiado tiempo).

Debemos mencionar que al igual que presentar las declaraciones a destiempo tiene malas consecuencias, el pagarlas a tiempo tiene buenas consecuencias, pues se otorga ciertos beneficios a los contribuyentes que pagan puntal.