Una auditoria financiera es una revisión de todos los estados financieros de una empresa o persona jurídica, con base en normas preestablecidas.

Estas auditorías dan como resultado un balance sobre si los estados financieros son relevantes, precisos, completos y presentados con justicia.

Las auditorias financieras se suelen llevar a cabo por las empresas o por terceros según la información que se esté buscando.

Los especialistas en realizar estas auditorías son el área de contabilidad y auditoría. Usualmente se contratan servicios externos para garantizar la veracidad de los balances presentados.

Las auditorias financieras existen para añadir credibilidad a la gestión de una empresa o administración. Esto significa que con éstas se valida la correcta administración.

El objetivo de una auditoria financiera consiste en apoyar a los miembros de una organización en el desempeño de sus actividades. Por ello la auditoria proporciona análisis, evaluaciones, recomendaciones e información concerniente a las actividades revisadas.

Funciones principales:



1. La auditoría está diseñada para aumentar la posibilidad de que una inexactitud importante sea detectada por los procedimientos de auditoria. Una inexactitud puede ser información falsa o faltante, lo cual puede llegar a ser fraude.
2. Las auditorias existen porque añaden valor a través de disminuir el coste de la asimetría de información, no porque sean requeridos por la ley.